*

Sistema Nacional de Transparencia puede ser instrumento que permita poner en orden a instituciones públicas: expertos

Brenda Herrera, reportera
  • México.- El Sistema Nacional de Transparencia no consolidará por sí mismo una mejor rendición de cuentas ni garantizará prácticas de buen gobierno, aunque sí puede ser un instrumento que permita poner en orden a las instituciones públicas coincidieron especialistas y legisladores  

    Durante la presentación del libro “Hacia el Sistema Nacional de Transparencia”, la ex comisionada del Instituto Federal de Acceso a la Información y coordinadora del texto, Jacqueline Peschard, afirmó que la aprobación de nuevas disposiciones en materia de acceso a la información en los últimos años, tiene claroscuros a pesar de los escándalos de corrupción que se han develado gracias a estos instrumentos.

    Peschard abundó que las nuevas leyes han permitido por un lado,  poner en la mira las deficiencias del funcionamiento del Estado pero por el otro, no han habido mayores consecuencias en la actuación del gobierno ni se han podido lograr buenas prácticas.

    Agregó que  también se han  generado efectos no deseados como ocultar información entre un cúmulo de datos.

    “Desgraciadamente detrás de estos elementos benéficos está como las grandes paradojas de la transparencia y las paradojas es que abrimos más información pero esto no quiere decir mejor conocimiento de los quehaceres públicos sino que a veces más información es la mejor manera de ocultar la verdadera y sustantiva información, el centro donde se están tomando las decisiones”, sostuvo.

    La senadora del PAN, Laura Rojas reconoció que con la reforma constitucional y las leyes general y federal en materia de transparencia y acceso a la información, lo que más preocupa a los legisladores es la posibilidad de ser sancionados por no contar con datos que están obligados a generar y difundir.

    “Si hay un miedo. Hay mucha información que, en el momento que se pida, se argumenta que va a ser difícil generarla. Ahorita no hay información y cuando el INAI (Instituto Nacional de Transparencia) le pida al Congreso que genere la información, hay una consciencia de que no va a ser posible generarla y el miedo a la sanción es bastante fuerte”, admitió Rojas.

    Con las nuevas disposiciones en materia de transparencia, tras la reforma constitucional de 2014,  las cámaras legislativas deberán publicar contrataciones y el presupuesto que se destina a los órganos de gobierno, los grupos parlamentarios y las comisiones. Además de que tendrán que transparentar las deliberaciones sobre nombramientos y designaciones.

    En su intervención, Leonardo Curzio, director de ENFOQUE NOTICIAS, señaló que la transparencia ha dado cuerpo a la democracia, se ha convertido en un imperativo para la rendición de cuentas y ha orillado a las administraciones públicas a poner en “orden la casa” y construir una memora colectiva a través de la elaboración de archivos.

    Sin embargo, apuntó que es necesario revisar si este nuevo Sistema Nacional de Transparencia ha traído los efectos esperados, si no hay una resistencia permanente de las instituciones, particularmente en las áreas de procuración de justicia y fiscales, que  ahora “retuercen la información” o si se estamos instalados permanentemente en los escándalos de corrupción.

    “Hay que preguntarnos si efectivamente la transparencia y toda la evolución institucional corrige e incrementa la rendición de cuentas. Por alguna extraña razón creo que tenemos efectos perversos ahí y no sé si tenga que ver con la forma en que se construye la deliberación pública. Si los medios documentamos apropiadamente todo eso y ofrecemos información concreta o estamos permanentemente instalados en el escándalo”, apuntó.

    A la presentación del libro “Hacia el Sistema Nacional de Transparencia” también acudió el senador Enrique Burgos y estuvo encabezada por la comisionada presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Ximena Puente de la Mora, además de la comisionada Areli Cano.

Categoria: