*

Sederec apoyó a productores para contribuir en mejora de la calidad en cultivo de maíz criollo

Jorge Sánchez, reportero
  • México.- La Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) apoyó este año a 240 productores de maíz criollo, con lo cual se contribuye a mejorar la calidad de 263.5 hectáreas de cultivo en la zona rural de la CDMX.

    Así lo mencionó Adriana Contreras, directora General de Desarrollo Rural de la Sederec, quien indicó que es una instrucción del jefe de Gobierno, doctor Miguel Ángel Mancera, mejorar las condiciones de producción de las 2 mil 397 personas que se dedican al cultivo y cosecha de maíz. 

    Comentó que los apoyos fueron en especie, los cuales consistieron en una dosis de micorriza orbicular, de bacterias fosolubilizadoras (para reducir el uso de fertilizantes químicos) y de 350 a 600 gramos de bacteria azospirillum brasilense, por hectárea.

    Tal es el caso de Víctor Jiménez, quien resultó beneficiado este año a través del programa Fomento a las Actividades Rurales, Agropecuarias y de Comercialización en la Ciudad de México, en su componente de Cultivos nativos.

    Jiménez posee una hectárea de producción, ubicada en el ejido de San Juan Ixtayopan, Tláhuac, y cada año genera dos toneladas de maíz, aunque puede variar por el clima.

    Comentó que su cosecha la comercializa únicamente en el ejido, y al igual que él hay otros 340 productores que dedican el 80% de sus tierras al cultivo de maíz.

    Explicó que en el ejido de maíz criollo aún recurren a las tradiciones ancestrales, donde una persona se queda a cuidar el cultivo de todos los productores en una cabaña, hecha de palos, hojas de tule y zacate cuadrado, lo que evita que pase frío por las noches.

    Dijo que esto se hace para vigilar que se coseche por partes, en base a una programación, pues a partir de la primera semana de noviembre y hasta la tercera del mismo mes terminan de trabajar en las tierras.

    Mencionó que en ocasiones hay mazorcas que ya no sirven, y para no desperdiciarlas se hace un trueque, por lo que las intercambian por algún tipo de fruta.

    Contreras agregó que los productores seleccionados fueron en lo individual o en grupos de trabajo de las delegaciones Milpa Alta, Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco, bajo un enfoque de cultivo agroecológico, libre de agroquímicos, así como el fomento a la conservación de las variedades y razas nativas.

     

     

     

Categoria: