Síntomas frecuentes y extraños generados por coronavirus 

Enfoque Noticias
Ricardo Montaño/ Juan José Rosales
  • Ricardo Montaño / Juan José Rosales
     
    México.- El cambio climático, las enfermedades estacionales o simplemente una alergia pueden causar una crisis emocional, pues con frecuencia, un resfriado común o influenza estacional, son motivos de confusión con la pandemia que ha llegado a todos los rincones del mundo: el COVID-19.

    Aunque los sintomas más habituales del coronavirus son:
    • Fiebre
    • Tos seca
    • Cansancio
     
    hay algunos otros síntomas menos frecuentes que afectan a algunos pacientes como:
    • Dolores musculares  y molestias
    • Congestión nasal
    • Dolor de cabeza
    • Conjuntivitis
    • Dolor de garganta
    • Diarrea
    • Pérdida del gusto o el olfato
    • Erupciones  cutáneas
    • Cambios de color en los dedos de las manos o pies
     
    Algunas de las personas infectadas solo presentan síntomas leves; hay otras que son asintomáticas pero traen el virus y cómo portadores pueden contagiar.

    La enfermedad no respeta edades: niños, jóvenes, adultos y adultos mayores pueden padecerla, pero las afectaciones no son las mismas para todos.
     
    En algunos menores no suele manifestarse gravedad, pero hay otros que sí presentan un cuadro grave que requiere hospitalización. 

    Recientemente,  una alerta enviada por el servicio nacional de salud de Reino Unido,  recibió casos de niños severamente con síntomas típicos de la gripe y un estado de inflamación generalizada.

    Especialistas explicaron que este choque se produce cuando el sistema inmune reacciona de manera exagerado con una superproducción de citosinas (proteinas que generan las celulas) que acaban dañando tejidos sanos, similar a la enfermedad de Kawasaki, un mal poco frecuente que provoca inflamación en las paredes de las arterias medianas de todo el cuerpo, pero de manera especial en las arterias coronarias, afectando principalmente a  menores de 5 años.
     
    En las personas mayores y las que padecen afecciones médicas previas como hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer, tienen más probabilidades de presentar cuadros graves. 

    Sin embargo, cualquier persona puede contraer el COVID‑19 y caer gravemente enferma. 

    Las personas de cualquier edad que tengan fiebre o tos y además respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o  dificultades para hablar o moverse, deben solicitar atención médica inmediatamente. Se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos canalicen al paciente al hospital adecuado con los protocolos correspondientes.
     
    El tiempo de convalecencia dependerá en primer lugar, de qué tan graves sean los síntomas. Algunas personas superan la enfermedad rápidamente, pero a otras el COVID -19 podría dejarles problemas duraderos e incluso secuelas.
     
    Un análisis realizado por la Organización Mundial de la Salud,  a partir de datos generados en China, dice que a los pacientes les toma dos semanas en promedio recuperarse.

    Pero hay personas,  en las que la enfermedad pueda volverse mucho más grave, cuya recuperación tardará entre siete y 10 días después de la infección. 

    Cuando la enfermedad se presenta, la transformación puede ser repentina para el paciente: la respiración se vuelve difícil y los pulmones se inflaman y entre más invasivo sea el tratamiento, más tardará en restablecerse.
     
    ¿Cómo podemos protegernos a nosotros mismos y a los demás si no sabemos quién está infectado?
     
    Las recomendaciones de especialistas para prevenir contagios son: 

     • Lavarse frecuentemente  las manos con agua y jabón hasta generar espuma, para lo cual se requiere unos 30 segundos de enjuague. 
     
    • Evitar tocarse ojos, nariz y boca sin haberse lavado las manos.
     
    • Mantener una distancia física con  todas las personas a nuestro alrededor de aproximadamente 1.5 metros.
     
    • Evitar saludar de mano, abrazar y dar besos.
     
    • En caso de estornudar o toser se recomienda hacerlo de etiqueta; es decir, utilizando el ángulo interno de brazo para cubrirse.
     
    • Si no se tiene ninguna actividad esencial que hacer, lo recomendable es quedarse en casa y seguir las recomendaciones de las autoridades.
     
    • Si se requiere salir de casa es recomendable usar cubrebocas y mantener una distancia considerable con otras personas así como evitar hablar.
     
    Y lo que no debemos olvidar es que mientras no se tenga una vacuna, el mejor escudo para prevenir el COVID-19 es mantenerse en casa y seguir las recomendaciones de las autoridades.

    JR

Categoria: