*

Reportan existencia de sistema de vasos sanguíneos en los huesos

Enfoque Noticias
Notimex
  • México.- Un equipo de científicos reportó el descubrimiento de una red de capilares finos que conectan la médula ósea con la circulación del periostio, que es la membrana de tejido adherida exteriormente a los huesos.

    Los huesos son órganos muy duros y aun así poseen una malla estrecha de vasos sanguíneos en su cavidad interna donde se encuentra la médula ósea, mientras que la superficie de la estructura ósea también está cubierta por el periostio vascularizado.

    Ese sistema de vasos sanguíneos también es esencial para transportar las células sanguíneas e inmunes desde su lugar de origen, la médula ósea, hacia el exterior.

    La Universidad de Duisburg-Essen (UDE) informó en un comunicado de esta investigación científica a cargo de Matthias Gunzer y Anja Hasenberg, del Instituto de Inmunología Experimental e Imagen de la institución, así como de Anika Grüneboom, del Hospital Universitario de Erlangen.

    Participaron también especialistas de los institutos de investigación en Erlangen, Jena, Berlín, Dresde y Berna, en Suiza, y los resultados fueron publicados en la revista internacional “Nature Metabolism”.

    Como cualquier otro órgano, explicaron, los huesos necesitan un circuito circulatorio cerrado (CCL) para funcionar correctamente. Este sistema libera sangre fresca a través de las arterias hacia el hueso, y hasta ahora era un proceso del que no se conocía en su totalidad.

    Anika Grüneboom, del Hospital Universitario de Erlangen y una de las científicas participantes en la investigación, explicó que en estudios realizados en los huesos largos de los ratones, el equipo observó y caracterizó un nuevo tipo de capilar que, de manera perpendicular al eje largo, atraviesa todo el hueso duro.

    Esos nuevos vasos sanguíneos se denominaron "vasos transcorticales" (TCV, por sus siglas en inglés), y pueden ser de origen arterial o venoso.

    Los hallazgos de este descubrimiento fue posible gracias a una combinación única de enfoques de imágenes de vanguardia, y varios de ellos se han utilizado por primera vez para estudiar el flujo de sangre en los huesos.

    Usando estas técnicas, los científicos esperan demostrar que los TCV también existen en los huesos humanos, al menos en partes de las estructuras más gruesas.

    Informaron que una línea de investigación futura podría ser el papel que desempeñan los vasos transcorticales en la fisiología ósea y su relación con enfermedades como la osteoporosis, la artritis reumatoide o tumores en los huesos.

     

Categoria: