Quistes renales hacen obligatorio un trasplante, afirma médico

Enfoque Noticias
Notimex
  • Guadalajara.- La enfermedad poliquística renal deriva en trasplante, afirmó el jefe de la División de Trasplantes del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Mario Sandoval Sandoval.

    Explicó que la enfermedad poliquística renal tiene dos variantes: la autosómica dominante que se transmite generacionalmente de padres a hijos y la autosómica recesiva que suele ser la más grave y ocasionar la muerte en etapas muy tempranas, incluso, antes de nacer.

    “Es una enfermedad que es posible detectar en los recién nacidos, en el curso de la vida se va desarrollando, hay gente que no sabe que lo tiene pero llega un momento en que se manifiesta con insuficiencia renal o con hipertensión o sangre en la orina, o bien infección persistente en la orina o dolor lumbar”, apuntó.

    Señaló que se trata de la formación de múltiples quistes en el riñón, de forma expansiva, los cuales se producen a consecuencia de una lesión cromosómica parcial en la llamada nefrona, debido a esto se obstruye el tubo colector y no es posible drenar la orina, finalmente estos residuos son responsables de la formación de quistes.

    Explicó que luego de que el organismo realiza el proceso de reabsorción de sustancias que contiene la orina, el líquido forma las tumoraciones, que pueden abarcar incluso desde el hígado hacia otras zonas y diseminarse a otros órganos vitales incluyendo el cerebro.

    “Se da en hígado, en cerebro, hay personas que las lleva a la insuficiencia hepática por la cantidad de quistes, hay personas que tienen quistes en el cerebro, favorece también aneurismas de la aorta”, advirtió el experto del Seguro Social.

    Advirtió que algunas veces la enfermedad puede no arroja síntomas hasta en etapas terminales o incluso afectar otras funciones o zonas del cuerpo, por lo que el paciente puede ignorar que padece la enfermedad poliquística renal.

    “Hay gente que me dice: -doctor yo tengo dolor de cabeza-, le haces un estudio y hay un quiste, si hay un quiste vete a riñón porque ahí va a haber otro quiste”, puntualizó Sandoval Sandoval.

    Añadió que la incidencia de la enfermedad poliquística es de alrededor de un caso por cada mil recién nacidos. Aclaró que si una persona no desarrolla la enfermedad poliquística antes de los 30 años de edad, más adelante no cursará con esta patología.

    Manifestó que es una enfermedad progresiva, y reiteró que la única alternativa a mediano plazo de tratamiento, es el trasplante renal. En cuanto al tratamiento de los quistes, dijo, consiste en una técnica para absorber el contenido de los mismos o drenarlo, a fin de facilitar las condiciones para poder trasplantar un nuevo riñón.

    Indicó que en una familia, la enfermedad poliquística renal puede estar o no presente en todos los integrantes, y destacó que los que no tienen la patología podrían ser potenciales donadores de riñón para los miembros que sí están afectados.

Categoria: