Manten una Mente Joven

Enfoque Noticias
Agencias
  • Nuestros estilos vida juegan un papel decisivo en cómo nuestro cerebro se activa, y cambia a nivel estructural. El cerebro tiene una gran capacidad de cambio y adaptación, pudiendo cambiar en función de nuestras experiencias y actividades cotidianas. De esta forma, puede mejorar, si lo estimulamos de manera adecuada.

    El cambio de hábitos y la práctica de actividades mentalmente estimulantes y retadoras, ayudan a mantener el cerebro activo, facilitando la creación de nuevas neuronas  y conexiones. Nuestra memoria es una capacidad muy importante en nuestro día a día, y esta puede estimularse a través de diferentes prácticas y hábitos.

    Te dejamos lgunos hábitos que pueden ayudarte a trabajar y entrenar tu memoria, entre otras habilidades.

    1. Conoce lugares nuevos

    Viajar para llenar nuestro disco duro de información novedosa y atractiva, a través de la experiencia propia, la cual mantiene una estrecha relación con nuestra memoria, y capacidad para aprender.

    Si no puedes viajar a lugares lejanos, no desesperes,  rodéate de distintas personas procedentes de diferentes culturas, conoce a gente de otros países, y visita nuevos lugares en tu propia ciudad y alrededores.

    2. Aprende algo nuevo

    Las personas que estudian, trabajan con mayor frecuencia y eficacia con su memoria. A esto se le suma el hecho de que con la práctica, necesitan un menor esfuerzo para aprender.

    Además de realizar un trabajo que puede mejorar la funcionalidad de la memoria, pueden presentar cambios estructurales apreciables en su cerebro. 

    3. Escucha música

    Una excelente actividad para estimular el cerebro. Además tiene ciertos beneficios sobre nuestra memoria, ya que se activa la transmisión de información a través de las neuronas, y favorece la capacidad de aprendizaje, y mejor funcionamiento de la memoria. 

    Acostumbra a escuchar música cuando estés en casa, cocinando, en el coche, en el trabajo, cuando haces ejercicio, etc…

    Incluso aprender a tocar un instrumento puede ser un reto muy interesante para poner en marcha y trabajar de forma específica nuestra memoria procedimental, además de nuestra memoria explicita.

    4. Actívate

    Hacer ejercicio y disfrutar de él, potencia la creación de nuevas neuronas, mejora el aprendizaje y el rendimiento cognitivo y potencia la plasticidad cerebral.

    El ejercicio aeróbico y de cierta intensidad, es encuentra más relacionado con estos beneficios.

    5. Lee

    Leer es uno de los mejores alimentos para nuestro cerebro, y más concretamente para nuestra memoria. Gracias a la lectura podemos vivir experiencias nuevas y exóticas en nuestra imaginación, a su vez, trabajar nuestra velocidad de procesamiento, atención, lenguaje y pensamiento abstracto.

    Si te gusta leer, lo tienes fácil... si no te gusta tal vez sea porque no has dado con el material adecuado. 

    6. Aprende un idioma nuevo

    Hablar dos o más idiomas, parece relacionarse con cierta protección  ante el deterioro cognitivoLo interesante es que esto ocurre, incluso cuando el idioma es aprendido en la adultez.

    7. Duerme 

    Una adecuada calidad e higiene del sueño, es fundamental para el buen funcionamiento de cognitivo y para nuestro bienestar en general. Durante las diferentes fases del sueño, se consolidan nuestros recuerdos, y se sabe que el sueño es un proceso activo, que se encuentra muy relacionado con el aprendizaje.

    Para mantener una adecuada higiene del sueño lo mejor es seguir una rutina. 

    1. Intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora.
    2. No realices muchas actividades en la cama; como ver la televisión, jugar, comer, etc.
    3. Intenta mantener en tu habitación una temperatura agradable
    4. Minimizar los ruidos.

    8. Realiza actividades nuevas

    Además, el aprendizaje promueve la salud mental, mantener la mente activa y aprender cosas nuevas a lo largo de la vida mantiene el cerebro sano. El cerebro es como un músculo, si no lo usas se atrofia.

    Aprende a hacer cosas nuevas, no importa si no eres bueno en ellas, lo importante es que te diviertas.

    9. Medita

    Demostrado ser una buena práctica para mejorar la Velocidad de Procesamiento Mental, la Atención Sostenida o Concentración, Inhibición, además de potenciar nuestra memoria y dotarnos de unas mejores capacidades para la gestión emocional, entre otras cosas. Es una práctica muy recomendable para cualquier atleta mental, así como para personas que quieran mejorar su salud psicológica. La práctica de yoga y la meditación nos ayudan a una utilización más eficiente de nuestros recursos mentales. También reducen el estrés y la ansiedad, mejorando nuestro rendimiento.

    10. Aliméntate bien y evita sustancias tóxicas

    Comer bien no es suficiente para tener un cerebro sano y una buena memoria mantener dietas flexibles y variadas, y debemos acostumbrar a probar platos nuevos con nuevos ingredientes siempre que podamos, pero es un buen principio, ya que tiene una repercusión innegable sobre nuestra salud y rendimiento, sin embargo el consumo de drogas como el alcohol y el tabaco, perjudican notablemente nuestra actividad cerebral a largo plazo, y especialmente se ve una influencia negativa sobre las capacidades relacionadas con la memoria.

     

Categoria: