Ley de Austeridad deja atrás los lujos y salarios desorbitados que caracterizaron al periodo neoliberal: Dolores Padierna

Sergio Perdomo, reportero
  • La vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna, afirmó que la Ley de Austeridad representa un cambio radical en la forma en la que se ejerce el gasto público en el país y deja atrás los lujos y salarios desorbitados que caracterizaron al periodo neoliberal.

    Tras señalar que la norma rescata el mandato constitucional dirigido a todos los servidores puìblicos en el sentido de cuidar los recursos del erario, la legisladora federal remarcó que también reduce el gasto corriente no prioritario sin afectar la inversión para la atención de emergencias y desastres naturales. Todo ello de conformidad con el Plan Nacional de Desarrollo.

    Dijo que el texto del Artiìculo 134 constitucional es claro cuando dispone que los recursos econoìmicos de que dispongan la Federacioìn, las entidades federativas y los municipios deben administrarse con eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez.

    “Implementar una política de austeridad republicana no es una tarea sencilla. Estamos conscientes de las dificultades que se pueden producir en el camino. La ley no puede prever todo. Precisamente por esa razoìn es que la norma contiene las salvaguardas necesarias para corregir cualquier problema que se produzca. De lo que siì estamos seguros es que estamos en el camino correcto para establecer una nueva Administración Pública para México”, indicó.

    Dejó claro que los funcionarios ya no se servirán del Estado y ahora se concentrarán en servir a las personas. Por ello, no soìlo se reducen los gastos superfluos en equipamiento, oficinas y asistentes, sino que tambieìn se establecen restricciones aplicables para cuando los servidores dejen el servicio puìblico. Asiì se evita que los conocimientos adquiridos con motivo del servicio puìblico se transfieran a terceros y se produzcan afectaciones al erario y a la sana competencia entre los particulares.

    Padierna Luna enfatizó que detraìs de la Ley de Austeridad estaì una poliìtica puìblica decidida a evitar el dispendio que por muchos anÞos ha caracterizado el funcionamiento del aparato de Estado mexicano, “con ello refrendamos nuestro compromiso con el establecimiento de un gobierno mesurado en su gasto, con funcionarios que reciben una remuneracioìn adecuada y comprometido con los derechos de las personas”, acotó.

    La Ley de Austeridad, agregó la diputada federal, estaì elaborada de conformidad con las mejores prácticas en la materia y las medidas que plantea no pueden impactar sobre los derechos humanos de las personas. Sus efectos son perfectamente compatibles con la expansión de los derechos económicos y sociales.

     

Categoria: