La banda sonora de una generación: 1968 

Enfoque Noticias
  • México.- Este miércoles 2 de octubre se cumplen 51 años de la matanza en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco, el hecho, perpetrado por el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, todavía provoca indignación; sin embargo, también nos recuerda los coros que hicieron eco en la sociedad: 

    “La lucha nunca termina”, “prohibido prohibir: el pueblo”, “maestros sí, granaderos no”, “libros sí, cárcel no”, “somos los agitadores sigue el ritmo ra ra rá”, fueron algunas de las muchas consignas que acompañaron aquellas movilizaciones; expresiones que taladraron la paciencia de un gobierno caracterizado por el autoritarismo.
    Lemas y coros creados por cientos de jóvenes que vivían y sentían la revolución de los años sesenta; su inspiración llegó a través de otras expresiones culturales como la literatura y la música.

    Por ejemplo; Oscar Chávez realizaba sus primeros conciertos masivos en medio de las protestas. La explanada de Ciudad Universitaria y la Plaza Roja de Zacatenco fueron testigos de esto.

    El Consejo Nacional de Huelga hacía sonar el tema Me gustan los estudiantes de la chilena Violeta Parra y otras melodías del folclor latinoamericano para enaltecer la lucha, como A desalambrar del uruguayo Daniel Viglietti.

    Mientras el gobierno se ufanaba de la democracia, los jóvenes encontraron en la música una plataforma creativa para burlarse del sistema. Uno de ellos fue Ismael Colmenares, que junto a una brigada musical fundó Los Nakos. De ellos surge una canción que ha sido entonada por generaciones, La Balada del granadero.
     
    El escenario sonoro de México en 1968 no puede estar completo sin la música de los Beatles que para este periodo de la historia ya eran una banda consolidada. Hey Jude, que vio la luz en agosto de este mismo año comparte un lugar el corazón de toda una generación.

    Gustavo Díaz Ordaz ejerció el poder en una etapa de la historia en donde los jóvenes despertaron al mundo. La “momiza” representada por el gobierno y otros sectores conservadores no entendían el despertar sexual, social y democrático que la “chaviza” emprendía. 

    La banda sonora de este tiempo fue interpretada por agrupaciones históricas como The Who, Janis Joplin, Jimi Hendrix, Rolling Stones y The Doors.
     
    En nuestro país, otros músicos comenzaban a labrar la identidad del rock mexicano; los Dug Dugs, Three Souls in my Mind, Javier Bátiz se unían a la generación de jóvenes que pretendían dar vuelta a la tuerca y hacerse escuchar, cambiar el ritmo de hacer política en México.

    Después de la matanza estudiantil de Tlatelolco, transcurrieron 10 días para el inicio de los Juegos Olímpicos, era la primera vez que México organizaba un evento de esta magnitud; la música continúo sonando como un estandarte de ideales de la generación de jóvenes que se atrevió a despertar y hacerse escuchar.

Categoria: