*

Guardia Nacional se parece más a la de Venezuela y podría ser echada abajo en tribunales internacionales

Gerardo Cedillo, reportero
Enfoque Noticias

Foto: Twitter 

  • México.- La Guardia Nacional se parece más a la de Venezuela y podría ser echada abajo en tribunales internacionales debido a su naturaleza y mando militar, advirtieron especialistas y académicos al arrancar las audiencias Públicas convocadas por el Senado para analizar la minuta procedente de la cámara de diputados que crea este cuerpo de seguridad.

    En el formato de parlamento abierto, se iniciaron las audiencias con los temas de constitucionalidad y convencionalidad, cuya moderadora, fue la dirigente del PRI, Claudia Ruiz Massieu.

    En primer término, el director del CIDE, Sergio López Ayllón advirtió claramente que en sus términos la propuesta de Guardia Nacional es un hibrido riesgoso, ya que en los hechos será conformada, adiestrada y estará bajo el mando militar, por lo que sería fácilmente impugnable ante tribunales nacionales e internacionales, ya que violenta los convenios firmaos por el estado mexicano.

     “El asunto podría llegar eventualmente a la Corte y es altamente probable que ese tribunal internacional declarará la inconvencionalidad del mando militar de la Guardia Nacional, podemos afirmar lo anterior, porque, aunque la Corte reconoce la facultad de los Estados para realizar acciones tendientes al mantenimiento de la seguridad, también se ha pronunciado enfáticamente sobre los riesgos que implica el uso de militares en tareas de seguridad pública. Su tesis es firme y consistente en el tiempo, el entrenamiento militar está dirigido a derrotar al enemigo y no a la protección y control de civiles”.

    Álvaro Vizcaíno, ex titular del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, aseguró que la Guardia Nacional que quiere el presidente Andrés Manuel López Obrador, se asemeja más a la Guardia Bolivariana de Nicolás Maduro en Venezuela, que a la de países democráticos como España, Portugal o Chile.

    “La propuesta que hoy hace el gobierno de México, se asemeja al modelo venezolano. (…) Una Guardia Nacional civil requiere no sólo mando civil, sino ADN civil y, sobre todo, requiere de una planeación y de un presupuesto que considere la construcción de una política pública de mediano y largo plazo, que no esté sujeta a subastas para conseguir recursos, sino a un presupuesto que refleje la importancia que el Estado mexicano da a la que se propone como la principal propuesta de seguridad del sexenio”.

    Santiago Corcuera, ex relator de la ONU en materia de derechos humanos, se pronunció porque si se pretende restituir el artículo cuarto transitorio, se establezca con claridad cuánto tiempo permanecerán las Fuerzas Armadas subsidiando tareas de seguridad pública.

     “Un artículo transitorio tiene que tener acotaciones clarísimas en cuanto a su transitoriedad. No una transitoriedad indefinida que produce indefinición, inseguridad jurídica y que la población por lo tanto no sabría a qué atenerse. (…) Yo con este transitorio no sé a qué se puede atener la ciudadanía ni por cuánto tiempo la Fuerza Armada Permanente va a seguir en estas labores”.

    Julio Sabines, maestro en Seguridad Nacional, defendió a la Guardia Nacional y descartó que su implementación vaya a militarizar al país.

    “Quieren sugerir militarización, algunos. Pero, me pregunto cuántos miembros del gabinete son militares. Hoy, en Brasil dos terceras partes del gabinete, son militares en activo. Aquí, en México no lo veo así, el mando de la Guardia será civil, la Fiscalía es civil, el Poder Judicial es civil, ustedes legisladores son civiles, los gobiernos estatales son civiles, el país no está militarizándose”.

    Finalmente, Jan Jarab representante en México de la alta comisionada de la ONU para derechos humanos, pidió quitar todo componente castrense a la guardia nacional y limitar la temporalidad de la actuación del ejercito en tareas de apoyo a la seguridad pública.

     

     

Categoria: