*

Erradicar violencia obstétrica fortalecerá derechos de las mexicanas: María Alemán Muñoz

Enfoque Noticias
Sergio Perdomo
  • Es necesario homologar los procesos de atención en el Sistema Nacional de Salud para erradicar la violencia obstétrica y garantizar a las mujeres embarazadas y en labor de parto, calidad, trato humanitario, medicación mínima, consentimiento informado, privacidad, dignidad y confidencialidad.

    Así lo señala la diputada María Alemán Muñoz Castillo ( PRI) en una iniciativa de reformas a las leyes generales de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, y de Salud, en la cual refiere que, en todas las esferas sociales, durante el periodo de gestación las mujeres son juzgadas, atemorizadas, humilladas o lastimadas física y psicológicamente en los lugares donde reciben servicios médicos y eso constituye un maltrato que genera secuelas, tanto en la madre, como en el recién nacido.

    El documento, enviado a la Comisión de Igualdad de Género para su dictamen, con opinión de la de Salud, precisa que son actos constitutivos de ese tipo de violencia las cesáreas sin consentimiento voluntario, expreso e informado de las mujeres, aun existiendo condiciones para un parto; obligarlas a dar a luz acostadas y/o inmovilizadas; negarles u obstaculizares la posibilidad de cargar y amamantar a su bebé inmediatamente al nacer, y no atender oportuna y eficazmente las emergencias que se presenten.

    Refiere que la Secretaría de Salud ha identificado situaciones como prácticas invasivas, suministro de medicación injustificada; o bien, cuando no se respetan los tiempos ni las posibilidades de parto biológico, ante lo cual ha emitido recomendaciones.

    Propone definir, de manera precisa y formal, la violencia obstétrica en la fracción VI del artículo 6 de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, y complementar la de Salud para fortalecer el marco normativo en favor de la mujer.

    En la actualidad, la ley contempla diversos tipos de agresión contra las mujeres: psicológica, física, patrimonial, económica y sexual, pero no incluye la que pueden sufrir en el embarazo, parto y puerperio, “una de las etapas más vulnerables de su vida”, y que constituye una violación a los derechos humanos reconocidos también en instrumentos internacionales signados por México.

    “Por muchos años, los derechos de las mexicanas, la perspectiva de género y su empoderamiento no fueron una prioridad social, lo que provocó que fueran discriminadas, víctimas de abuso y quedaran desprotegidas bajo argumentos tradicionales, culturales y económicos,. Esta propuesta busca dar un paso adelante en la erradicación de la violencia hacia las mujeres”.

Categoria: