*

De continuar la guerra entre cárteles en México, y de no regularse el consumo de drogas, el año cerrará con más de 28 mil homicidios, alertó Semáforo Delictivo

Jorge Sánchez, reportero
  • México.- La violencia en inseguridad que existe en México, continuará en aumento, mientras no se regulen drogas para quitarle el negocio a las mafias, consideró Santiago Roel, Director del Semáforo Delictivo.

    Al presentar los resultados de seguridad del segundo trimestre del 2018, informó que de acuerdo a estadísticas se han cometido 21,283 homicidios en lo que va del año, un incremento de 18% respecto al año anterior; por lo que se anticipa que el 2018 será el peor año con más de 28 mil homicidios y 33 mil víctimas; 90 muertes por día.  

    El activista sostuvo que la mayoría de los homicidios son por la lucha del los cárteles para apoderar del mercado de las drogas por lo que estás -dijo- deben regularizarse.

    “El 80% de estos homicidios son ejecuciones por el control territorial del mercado  de drogas. La única manera de resolver esta tragedia es regulando drogas para quitarles el negocio a las mafias”, aclaró Santiago Roel, al indicar que “este año vemos un deterioro importante en estados como Guanajuato, Jalisco y Quintana Roo que se suman a la larga lista de estados con altas tasas de homicidio. Guanajuato es el estado con mayor número de ejecutados; ningún estado está exento de los efectos de esta guerra” afirmó.

    “Ninguna estrategia de seguridad va a funcionar si no empezamos por tomar el control de las drogas. No podemos pretender el fortalecimiento de la paz, si por otra parte insistimos en mantener un negocio violento e informal que le hace la guerra al Estado de derecho. Vamos muy tarde con la regulación de drogas y no veo al nuevo Congreso debatiendo el mejor modelo de regulación de la marihuana, de la amapola y de otras drogas; ninguna droga debe estar en manos de las mafias. Seguimos apostando a la muerte y a la pobreza en lugar de apostarle a la vida y la riqueza, como lo acaba de hacer Canadá”,  continuó Roel.  

    Las policías -de ningún país- pueden enfrentar una guerra.  No están, ni estarán preparadas para ello, no es su función. Su tarea es la prevención y atención de delitos del orden común. Lo hemos dicho muchas veces: los mercados se combaten con principios económicos, no con balas. ¿Cuántos muertos más necesitamos para entenderlo?”  continuó Roel.  

    En conferencia de prensa, detalló que las cifras al tercer trimestre 2018 de Semáforo Delictivo, muestran resultados mixtos. Hubo una disminución en los siguientes delitos: 

    • * Secuestro 17% 

    • * Robo a casa 8% 

    • * Robo a negocio 5% 

    • * Lesiones dolosas 4% 

    Y en contraste, un incremento en:  

    • * Narcomenudeo 32% 

    • * Ejecuciones 26% 

    • * Homicidio 18%  

    • * Feminicidio 8%   

    • * Violencia familiar 8%    

    • * Violación 6% 

    • * Extorsión 2%  

    • * Robo de vehículos 1%  

    “Observamos algunos estados en donde las policías y la fiscalía están actuando con inteligencia y profesionalismo. Vemos reducciones en robos de autos, a casa y a negocio; vemos que las unidades antisecuestro hacen su tarea en muchos estados.  Hay ejemplos importantes de reducción de delitos socio-familiares con la participación del DIF, el Instituto de la Mujer y Desarrollo Social; pero todo esto se viene abajo cuando vemos los datos de homicidio, y en especial, de ejecuciones de crimen organizado”, detalló Roel.    

    “Es muy difícil trabajar en la prevención de delitos del orden común en un ambiente de ‘plata o plomo’, ante la constante amenaza de ‘estás conmigo o estás contra mi´. El deterioro de la seguridad en México no es culpa de la policía, sino de un gobierno que insiste en políticas públicas de prohibición y de guerra”, insistió Santiago Roel.    

    En este sentido, recordó que para mejorar la acciona gubernamental  

    el Semáforo Delictivo “ha hecho una propuesta de Reforma Administrativa que va dirigida a mejorar todos los servicios de gobierno, no sólo los de seguridad y procuración de justicia.  Es una reforma en la que debe participar toda la sociedad mexicana y en especial, empresas y organizaciones con conocimiento en la materia.  Una reforma que debe utilizar los mejores ejemplos de buen gobierno que el mundo ofrece y adaptarlos con pragmatismo a México. Es momento de ser innovadores e inteligentes, de construir un sistema que tome mejores decisiones y ajuste las estrategias conforme a los resultados obtenidos; una reforma que incluya al ciudadano como agente de cambio y de mejora continua”,   concluyó Roel.  

    scv/ 

Categoria: