*

Conoces el origen de las 12 uvas que comemos en Año Nuevo

Enfoque Noticias
Agencias
  • México.- A la media noche del 31 de diciembre, al escuchar el sonido de las campanas que marcan la llegada de Año Nuevo, muchos mexicanos comerán 12 uvas y con cada una pedirán un deseo o pensarán en los propósitos por alcanzar en 2019.

    El origen de esta tradición tiene varias teorías, que se remontan al siglo XIX en España.

    Con el pasó de los años, esta costumbre llegó —con la Conquista— de manera oral a suelo mexicano, así como a diversos países de habla hispana: Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile y Colombia.

    Uvas de la suerte La primera de ellas menciona que en 1909, hubo muy buena cosecha de uva y los agricultores de la comarca alicantina del Valle del Vinalopó aprovecharon para sacarlas al mercado bajo el nombre de las “uvas de la suerte”.

    Según esta versión, algún lugareño guardó, como singular y exquisito postre para la cena, granos de uva suficientes como para que cada comensal los tomara cuando el reloj diera la medianoche. 

    La versión del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Uva Embolsada del Vinalopó señala que la tradición se remonta a finales del siglo XIX, como un acto para burlarse de la aristocracia.

    La historia cuenta que en las últimas décadas del siglo XIX las familias españolas de la aristocracia, influenciadas por sus homólogas francesas, tenían la costumbre de organizar encuentros privados con motivo del fin de año, en los que se servía champán y uvas, pero esas últimas solo con el fin acompañar al vino espumoso.

     

Categoria: