Ante efectos devastadores de COVID-19, los gobiernos deben priorizar recursos para la infancia de A.L y el Caribe: Especialistas

Juan Enrique Velázquez, reportero
  • México.- Los efectos de la COVID-19 tienen el potencial de revertir gran parte del progreso alcanzado en la lucha contra el trabajo infantil, advirtió el director general de la Organización Internacional del Trabajo.

    En el encuentro virtual de alto nivel para el “Lanzamiento del Año Internacional para la Eliminación del Trabajo Infantil en las Américas”, Gay Ryder, precisó que el aumento de la pobreza, la caída de los ingresos familiares, el cierre de las escuelas y el incremento de las vulnerabilidades originados por la pandemia, son factores que pueden contribuir a elevar el trabajo infantil.

    Recordó que el convenio 182 de la OIT sobre las peores formas de trabajo infantil el año pasado alcanzó la ratificación universal, sin embargo no basta y se requiere de medidas para implementarlo plenamente.

    En su oportunidad, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión para América Latina y el Caribe, destacó que los niños y niñas de la región están siendo sumamente afectados por efectos del coronavirus, especialmente por los confinamientos. Tras precisar que la pobreza tiene rostro de niñas y niños, recalcó que la pobreza monetaria podría afectar 51.3 por ciento de la población infantil, tras la histórica contracción del Producto Interno Bruto y del comercio mundial. 

    Alicia Bárcena, hizo votos porque este año internacional sea un paso más para revitalizar las alianzas entre los gobiernos, empleadores, trabajadores, sociedad civil y cooperación internacional que permitan unificar esfuerzos para que en un futuro cercano América Latina y el Caribe sea la primera región en el mundo en poner fin al trabajo infantil.

    JR 

Categoria: