*

Expertos descubren fusión de estrellas de neutrones a partir de ondas gravitacionales

Adriana Pérez Cañedo

Foto: Archivo 

  • México.- William Lee, investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM, hablo de la reciente colisión de estrellas, o fusión de dos estrellas de neutrones, el primer fenómeno astronómico detectado por sus ondas gravitacionales y su luz, que sucedió en una galaxia que está a 130 millones de años luz, la luz que salió de este evento, que ocurrió en agosto pasado, explicó, emprendió su viaje a la tierra cuando todavía había dinosaurios.

    El evento, denominado GW170817 por la fecha en que se observó, el 17 de agosto pasado, produjo no sólo ondas gravitacionales, sino de manera prácticamente simultánea un destello de rayos gamma, lo que da un paso más para entender de dónde vienen esos elementos y se abre una nueva ventana al universo.

    Explicó que las estrellas de neutrones, los objetos más densos del Universo, son resultado de comprimir una masa comparable con la del Sol en un volumen pequeño, como una esfera de 10 kilómetros de radio.

    Señaló que se forman a partir de estrellas muy masivas, 20 o 30 veces más que el Sol, al término de su vida, cuando agotan el combustible nuclear, explotan en una supernova y su centro se colapsa en un tiempo muy corto, produciendo una estrella de neutrones o kilonova,

    En el caso de GW170817, se trató de una pareja de estrellas masivas girando una alrededor de la otra. Una de ellas murió y produjo una estrella de neutrones, después la otra hizo lo mismo.

    Permanecieron “bailando” juntas durante cientos de millones de años y cada vez más rápido hasta que chocaron y cuando eso ocurrió se origina un solo objeto: una estrella de neutrones o un agujero negro; esa unión fue la que produjo la señal de ondas gravitacionales que se detectó, indicó.

    Algo inédito fue ver por primera vez la fusión de dos estrellas de neutrones en lugar de dos hoyos negros, y la luz asociada con esa explosión, que se vieron en rayos gamma y X, en luz visible e infrarroja, así como en ondas de radio, con la ayuda de telescopios como el Espacial Hubble y el Chandra, señaló.

    De ese modo, comprobaron que el mismo evento que fue responsable de las ondas gravitacionales también produjo esta luz, así como demostrar que la huella específica de la luz es la que se espera de una fusión de estrellas de neutrones.

    Estos sucesos, concluyó, son un laboratorio para estudiar el comportamiento de la materia en condiciones extremas, imposibles de replicar en la Tierra.

Categoria: