Río de Janeiro enciende su pebetero olímpico para pasarle el testigo a Tokio

Enfoque Noticias
  • Río de Janeiro, la sede de los Juegos Olímpicos de 2016, encendió en la noche de este jueves su pebetero olímpico en un acto simbólico para pasarle el testigo a Tokio, su sucesora y que el viernes inaugura los Juegos Olímpicos de 2020.

    La ceremonia que marca el pasaje de testigo de una sede a su sucesora, en que dos menores, alumnos de una villa olímpica municipal, encendieron el pebetero olímpico de la ciudad más emblemática de Brasil contó con la participación del alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, y del cónsul general de Japón en la ciudad, Ken Hashiba.

    El pebetero olímpico de Río de Janeiro, parte de una obra de arte de 12 metros de altura, estuvo apagado desde la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de 2016 y ahora estará encendido nuevamente hasta el final de la cita en Tokio.

    El pebetero de Río, una atracción turística en la zona portuaria ubicada frente a la histórica iglesia de la Candelaria, corona una obra de arte del escultor estadounidense Anthony Howe que imita al sol y cuyas enormes astas de acero inoxidable se mueven en diferentes direcciones de acuerdo con el viento.