El Sheriff dispara primero y hace historia ante el Shakhtar

Enfoque Noticias
  •  El Sheriff Tiráspol protagonizó este miércoles el debut soñado en la Liga de Campeones al derrotar al Shaktar (2-0) con dos grandes goles, uno en cada tiempo, que sorprendieron a un frágil equipo ucraniano.

    Dos delanteros africanos, Traoré y Yansane, dieron la victoria al equipo moldavo tras sendos pases medidos del lateral brasileño Cristiano, el mejor jugador del partido.

    Lo moldavos demostraron que su histórica clasificación para la 'Champions' no fue casual. Con esta victoria, suman ya nueve partidos sin perder, con siete victorias y dos empates, desde la fase preliminar de la competición.

    A final de mes, la cenicienta del Grupo D viajará al Santiago Bernabeu par enfrentarse al Real Madrid con tres puntos en su haber.

    El técnico local, el ucraniano Yuri Vernydub, apostó de inicio por la dupla peruano-colombiana Dulanto-Arboleda en el centro de la defensa. Un seguro de vida durante todo el partido.

    El Sheriff saltó al campo sin futbolistas moldavos en el once inicial, ya que el brasileño nacionalizado, Luvannor Henrique, abandonó el equipo rumbo a la liga saudí justo después de clasificarse brillantemente para la fase de grupos de la 'Champions'.

    Mientras, el italiano Roberto de Zerbi, técnico de los 'mineros' ucranianos, alineó a ocho brasileños y al africano Lassina Traore como jugador más adelantado.

    Los visitantes dominaron el partido desde el pitido inicial. Los moldavos resistían todas las acometidas e intentaban coger la espalda a la defensa ucraniana con pases largos.

    De esa forma, al cuarto de hora el lateral zurdo Cristiano aprovechó un balón suelto para recorrer toda la banda y centrar al corazón del área, donde el maliense Adama Traoré remató de manera acrobática con la pierna izquierda superando a Pyatov, que pudo hacer más (min.16).

    El Sheriff desenfundó y marcó primero. El Shakhtar parecía noqueado. Sólo Pedrinho lo intentaba desde fuera del área.

    Otro Traoré, Lassina, tuvo en sus botas el empate a la media hora. Recibió el balón dentro del área y disparó con potencia, pero el griego Athnasiadis acertó a despejar a córner.

    Los moldavos no se limitaban a defender. De hecho, de no ser por un par de malos controles, podían haber marcado un segundo gol.