El Manchester no perdona la endeblez defensiva del Leipzig

Enfoque Noticias
  • El Manchester City, vigente subcampeón, arrancó su andadura en la Liga de Campeones con una contundente victoria (6-3) sobre el Leipzig, en un encuentro en el que los de Pep Guardiola, que cumplió 300 partidos al frente del conjunto "citizen", castigaron la endeblez defensiva del equipo alemán.

    Y es que el Leipzig pareció empeñado en todo momento en facilitar la tarea a un Manchester City, que no necesitó mostrar su mejor versión, para encadenar su decimoctavo partido consecutivo -14 victorias y 4 empates- sin perder en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

    Una racha que los del estadounidense Jesse Marsch, pese a marcar tres goles, nunca parecieron capaces de poner en peligro, y eso que el conjunto alemán arrancó la contienda con una internada por la banda izquierda del español Angeliño, que hizo pensar en un equipo dispuesto a retar al Manchester City.

    Nada más lejos de la realidad ya que el lateral español, una de las habituales armas ofensivas del Leipzig, no volvió a subir con peligro por la banda hasta los 38 minutos, cuando el marcador reflejaba un 2-0 para los locales.

    Un marcador que reflejó las carencias defensivas del equipo alemán, que si a los 16 minutos permitió al central neerlandés Nathan Aké firmar el 1-0 tras rematar completamente solo un saque de esquina botado por Jack Grealish, en el 28 dobló su desventaja (2-0) con un gol en propia meta de Nordi Mukiele

    El central francés intentó, de manera incomprensible, ceder con la cabeza desde casi el interior del área pequeña un centro del belga Kevin de Bruyne, introduciendo el balón en su propia portería.

    Dos goles que parecieron hacer reaccionar al Leipzig, que si se mostró endeble en defensa, en ataque demostró tener argumentos más que interesantes, sobre todo, cuando el balón pasa por jugadores como el sueco Emil Forsberg.