*

Urgen abordar rezago educativo con criterios de equidad en poblaciones indígenas y afrodescendientes

Enfoque Noticias
Ernesto Gloria

Foto: Archivo 

  • México.- El instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, INEE y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF,  presentaron el panorama educativo de la población indígena y afrodescendiente, en el que se reconoce que si bien se están cerrando las enormes brechas que hay con relación  a los no indígenas, prevalecen factores que todavía fomentan la inequidad.

    La consejera del INEE, Sylvia Schmelkes, señaló que la educación obligatoria está ayudando a disminuir esa brecha, pero en especial en el nivel de primaria.

    Uno de los mayores factores que promueve la inequidad y por ende el rezago educativo es que al llegar  la escuela, el niño o niña, habla  una lengua distinta a la del profesor lo que genera que uno de cada diez menores de entre 6 y  11 años, no asista a los planteles y con ello se fomente el analfabetismo ya que mientras entre la población no indígena se ubica en el 5.5 por ciento de la población en el sector de la población hablante de una lengua indígena esa cifra se eleva a 25 por ciento.

    Por su parte, Paola Gómez de UNICEF, dijo que es indispensable contar con una oferta educativa que cierre las brechas en cuanto al acceso, permanencia, conclusión y aprendizajes de la población indígena; además que el servicio de educación indígena es insuficiente en cantidad y calidad, lo que dificulta el aprendizaje y que la política educativa con enfoque de inclusión no se puede realizar sin la participación de los pueblos indígenas. 

    En nuestro país, 1 de cada 10 mexicanos es indígena, la mayoría de la población hablante de una lengua indígena tiene al Náhuatl, como su lengua de origen, seguido del Maya, Tseltal y Mixteco.

    Casi una quinta parte de la población indígena es analfabeta y entre los hablantes de lengua indígena 1 de cada 4 no sabe leer ni escribir, por otra parte, las mujeres de las poblaciones indígenas, hablantes de una lengua indígena y monolingües, tuvieron un nivel de asistencia escolar menor al de los hombres, diferencia que se acentúa a partir de los 12 años, ya que son destinadas al cuidado de sus hermanos menores, familiares adultos mayores, tareas del hogar o incluso destinadas al matrimonio infantil.

    En cuanto a la población afrodescendiente, registra un rezago educativo ligeramente menor a los del promedio nacional, cursa en promedio 9 grados educativos es decir concluye la secundaria y ello obedece a que las barreras son menores toda vez que residen en su mayoría en zonas de mayor disponibilidad de servicios entre ellos los educativos, la mayor concentración de esa población está en los Estados de Guerrero, Oaxaca, Veracruz y Estado de México.

     

Categoria: