*

Molotov cierra con broce de oro su participación en Cosquín Rock Chile 2018

Enfoque Noticias
EFE

Foto: Archivo 

  • Santiago de Chile.- La banda mexicana Molotov y los estadounidenses de raíces latinas Cypress Hill despidieron este domingo con sendos conciertos multitudinarios el festival Cosquín Rock Chile 2018, que en su primera edición celebrada en el país austral atrajo a cerca de 30 mil personas a lo largo del fin de semana.

    La versión chilena del reconocido festival argentino, creado en 2001, selló con éxito su paso por las tierras al otro lado de los Andes con dos días de música en vivo repartidos en tres escenarios dispuestos en el espacio multiusos Movistar Arena.

    Un total de 29 bandas dieron vida a un encuentro que tuvo como 'leitmotiv' la reivindicación de la música rock en la era de los sonidos digitales, pero que también dejó lugar a sonidos más urbanos como el 'rap' o el 'reggae-dub'.

    La segunda jornada de música estuvo dominada por los platos fuertes del festival, acompañados de estrellas locales y regionales como Gondwana, la banda referencia de 'reggae' en Latinoamérica, o Ana Tijoux, cantante y rapera chilena que ha destacado por sus letras feministas y reivindicativas.

    Los primeros fogonazos de adrenalina que anunciaban el cierre de esta fiesta del rock comenzaron con la actuación de los mexicanos Molotov, quienes tomaron el escenario principal del festival para poner a la gente a cantar y a bailar a partes iguales con canciones que ya son himnos para varias generaciones, como "Gimme Tha Power".

    Desde su surgimiento en los años 1990, la formación no ha parado de cosechar éxitos, con su primer disco, "¿Dónde jugarán las niñas?" (1997), que acumuló más de un millón de copias vendidas, hasta su último proyecto en acústico: "El desconecte" (2018) que en poco más de dos meses ya acumula más de tres millones de reproducciones.

    El broche final a este multitudinario evento lo pusieron los integrantes de Cypress Hill, una de las formaciones urbanas que más influencia tuvo sobre el sonido californiano del 'rap' en los años 2000, abriendo la puerta de entrada a los latinos en el circuito comercial estadounidense.

    Los californianos cerraron la noche por todo lo alto y despidieron un festival que logró su objetivo de dejar huella en Chile, donde agotaron entradas durante el primer día, y donde sus seguidores, según comentaban muchos a la salida, esperan que vuelva el próximo año.

Categoria: