*

México debe trabajar ya en políticas de contingencia y acción inmediata ante la llegada de Trump advierte Cordera

Adriana Pérez Cañedo
Enfoque
  • México.- En entrevista con Enfoque el doctor en Economía, Rolando Cordera Campos, dijo que si el panorama económico actual de México antes de Trump ya era bastante lúgubre y preocupante por la caída en las previsiones del crecimiento económico reafirma la tendencia histórica de muy lento crecimiento  con sus implicaciones en la creación de empleos.

    Dijo que la situación se ha agravado porque los excedentes petroleros también se vinieron abajo lo que tomo a México muy descobijado porque el gobierno federal cometió el gran error de renunciar a continuar la reforma fiscal iniciada en 2013 por la presión desmedida e injustificada por parte del empresariado y sin ello no hay recursos para subsanar las caídas que ha traído el ingreso petrolero que financiaba hasta el 40 por ciento del gasto público, lo que se agravara con la llegada de Trump a la presidencia de EU.

    Consideró que lo que México tiene que hacer con urgencia es sentarse a deliberar en serio no para fines publicitarios, sino en torno y puesta en práctica ya de políticas de contingencia para encarar los primeros efectos negativos como pérdida de empleo en el sector exportador, caída de inversión extranjera directa y la posible deportación en masa con la que ha amenazado Trump.  

    Explicó que llegó la hora cero para comenzar a pensar en un verdadero cambio de rumbo, en la construcción de un nuevo curso para el desarrollo que ponga énfasis en la inversión en el mercado interno, promovida y encabezada por una mayor inversión pública reducida hoy a su mínima expresión historia, lo que lleva a plantear en serio el tema de la igualdad, de los empleos y de los salarios, además de la educación y la cultura, para una nueva versión de México, para México y el mundo.    

    Recordó que los ingresos de la mayoría de la población crecen muy lentamente y los frutos del crecimiento se concentran en unos pocos, en un uno por ciento, hay que enfrentar el tema de la pobreza de masas, de la reducción de la desigualdad en la distribución del ingreso, lo que no implica renunciar al sector externo, sino no apostar todo en una ruta, la del crecimiento basado en las exportaciones, concluyó.

Categoria: