*

Lactancia materna ayuda a reducir la mortalidad infantil

Enfoque Noticias
Notimex
  • México.- La lactancia materna como alimentación exclusiva durante los primeros seis meses de vida del recién nacido contribuye a disminuir la mortalidad infantil. Si se lograra que la mitad de las madres amamantaran a sus bebés se podrían evitar 1.5 millones de muertes anuales de neonatos en el mundo.

    Durante el Simposio Leche Humana y Nutrición. De lo mejor a lo óptimo, realizado en el Instituto Nacional de Pediatría (INP), el expresidente de la Academia Mexicana de Pediatría, Arturo Perea Martínez, dijo que México ha avanzado en esta práctica, alcanzando casi la tasa internacional de 31 por ciento.

    Destacó que la lactancia en los primeros seis meses como alimentación exclusiva y durante los primeros dos años de vida del menor de manera complementaria, definen el futuro de la salud de ese nuevo ser humano.

    La leche materna contiene los anticuerpos que el bebé requiere para hacer frente a diversos tipos de infecciones, y le ayuda prevenir enfermedades como diabetes, hipertensión y obesidad a futuro, entre otras.

    No obstante, es necesario saber que los componentes y cantidad de nutrientes en la leche humana dependen de la etapa en que se presentó el parto y de factores ambientales que pueden modificarla.

    Un tema importante es el sobrepeso u obesidad de la madre, pues algunos estudios han demostrado que las mujeres con esta condición tienden a amamantar menos a sus hijos, porque hay un retraso en la aparición de la leche materna y la dejan de producir en pocos meses.

    Explicó que la progesterona que se libera durante la gestación inhibe a la prolactina, esta última, hormona encargada de producir la leche materna, y por lo regular al dar a luz la progesterona baja y la prolactina se libera.

    Sin embargo, en las mujeres con obesidad al parecer se “secuestra” progesterona y esto impide que inicie el proceso de la lactancia, además de que la resistencia la insulina tiene también un efecto sobre la hormona que hace producir la leche humana.

    “La actividad física de la mujer que tiene sobrepeso rompe la resistencia a la insulina y esto favorece el proceso lactogénesis, además de que se debe hacer ajustes de carácter energético en la dieta. La madre en el periodo de lactancia puede programar las preferencias alimentarias en favor de ella y su bebé”, subrayó.

    Perea Martínez, mencionó que en los embarazos de buen término se ha observado que es menor la cantidad de proteínas en la leche materna, y otros micronutrientes dependen de la alimentación de la madre durante el embarazo y después del parto.

    En ese sentido, consideró que las fórmulas lácteas aún tienen muchos retos, pues son muchas las variables de la leche materna y las necesidades de cada bebé que deben tomarse en cuenta para acercarse a la verdadera leche humana.

Categoria: