*

Hallan centro ceremonial prehispánico abajo del museo del Virreinato

Enfoque Noticias
INAH

Foto: INAH 

  • Tepotzotlán.- Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) encontraron la base y una parte de un muro de lo que fue una pirámide así como vestigios de una aldea, es decir un asentamiento habitacional, abajo del templo de San Pedro y el de San Francisco Javier, actual Museo Nacional del Virreinato, hallazgo que confirman que los edificios coloniales fueron construidos sobre un centro ceremonial prehispánico.

    La arqueóloga Josefina Gasca Borja, del centro de investigación del INAH, en entrevista colectiva informó que el “gran hallazgo” fue el haber encontrado la unidad habitacional que conformó la aldea sobre la cual se erigieron los edificios coloniales, y que incluye un centro ceremonial el cual se advierte porque en el lugar fue encontrada la plataforma de una pirámide, de al menos 40 metros de ancho.

    Explicó que el descubrimiento se realizó entre septiembre y noviembre del 2016, cuando especialistas del INAH efectuaron trabajos de salvamento y protección del lado poniente de la capilla del Camarín de la Virgen de Loreto, ubicada en un espacio del Museo Nacional del Virreinato, debido a que presentaba deterioro por acumulación de humedad; y al realizar las excavaciones se fueron encontrando los vestigios.

    La arqueóloga comentó que se perforaron siete pozos, y se “encontró material prehispánico, material colonial y el preclásico medio hasta material prehispánico del preclásico lo que se ha denominado en arqueología de la época preclásica, clásica y postclásica y encontramos un muro de contención que forma parte de una plataforma del sitio ceremonial del Tepotzotlán”.

    Explicó que se encontró una plataforma prehispánica de al menos 40 metros de ancho, que abarcaría una extensión de la avenida Juárez a calle Insurgentes, sobre la cual había edificios ceremoniales, y en la zona se extrajeron vestigios, entre ellos, vigas que apuntalaban techos de viviendas.

    A una profundidad de un metro con 80 centímetros se extrajeron figurillas de arcilla, obsidiana, herramientas de obsidiana, navajillas; así como tepalcates, que al parecer formaron parte de piezas del centro ceremonial, y agregó que se extrajeron fragmentos de arcilla con glifos con significado de movimiento, agua”.

     

     

Categoria: