*

En proceso producción de cempasúchil y noche buena en Xochimilco para ser comercializadas en octubre y  noviembre

Jorge Sánchez, reportero
  • Ciudad de México.- Las personas floricultoras de nochebuenas y cempasúchil preparan su producción para próximas celebraciones, con los apoyos brindados por la Secretaría de Desarrollo Ruraly Equidad para las Comunidades (Sederec).

    En un recorrido por invernaderos de la delegación Xochimilco, Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, observó las diversas técnicas y cuidados que se emplean para el proceso de producción de estas plantas ornamentales, las cuales serán comercializadas en octubre y noviembre.

    Al visitar un punto donde se cultivan 20 mil Nochebuenas bajo una instalación renovada con los apoyo otorgados del programa de Concurrencia con la Entidades Federativas y el componente Fomento al Desarrollo de las Actividades Agropecuarias y Agroindustriales (FAAA), la servidora pública conoció tres técnicas de trabajo para mejorar la calidad y apariencia de diversas especies: la vela, las rojas tradicionales y de colores, como las blancas.

    La nochebuena vela no requiere ningún corte, sólo se deja crecer una vara en la cual se tendrá únicamente una flor, así lo explicó Samuel Barrera, productor de plantas ornamentales en el vivero “Los Lagartones” (5843-2713), quien agregó que para la roja tradicional se realiza una poda para obtener aproximadamente de 10 a 15 botones; y en la variedad de colores, son las que crecen muy rápido por lo cual se debe realizar dos cortes para obtener hasta 20 flores.

    Las plantas, explicó, necesitan una temperatura adecuada para su crecimiento, por ello se renovaron los invernaderos, desde los tubos hasta los plásticos, para generar el calor necesario, con los recursos que se obtuvieron.

    Los plásticos blancos evitan la intensidad de la luz del sol y en ocasiones, dijo, son pintados para aumentar el color de la planta de nochebuena y protegerla más y el plástico verde permite que la iluminación sea más fuerte para provocar más calor y con ello se tenga un desarrollo más rápido del cempasúchil.

    Con la renovación de los invernaderos, la producción de plantas ornamentales estará más protegida de los fuertes vientos y granizadas, pues la estructura, detalló Samuel Barrera, tiene una durabilidad de 20 a 30, mientras que el plástico debe ser cambiado constantemente, “cuando mucho, dura tres años”.

    Dijo que el cempasúchil aún se encuentra en proceso de trasplantar las plantitas a macetas, el cual debe concluir el 15 de agosto para que empiece el crecimiento y estén listas para su comercialización a partir del 15 de octubre.

    El productor agregó que entre los floricultores hay quienes les cantan, les dicen “crece bonito” o simplemente platican con las plantas, es decir, le ponen cariño a su trabajo.

    La servidora pública, acompañada de Adriana Contreras, directora general de Desarrollo Rural de Sederec, expresó que se continúa con el apoyo a las y los productores de plantas ornamentales, por ello se realizan recorridos para conocer sus necesidades y constatar que los recursos que otorga el Gobierno de la Ciudad de México, encabezado por el doctor Miguel Ángel Mancera, sean aplicados.

Categoria: