*

El 36% del mercado de bebidas alcohólicas en México es informal

Jorge Sánchez, reportero
  • México.- A pesar de los operativos contra la venta de bebidas adulteradas en México continúan las repercusiones en la salud de consumidores y pérdidas millonarias.

    En la actualidad el 36% del mercado de vendidas alcohólicas en México es informal, se trafica con casi 17 millones de cajas de 9 litros de bebidas cada una, en el territorio nacional, cuyo costo en el mercado superan los 29 mil 430 millones de pesos que significan pérdidas al fisco de más de 6 millones de pesos y sobretodo daños severos a la salud de consumidores.

    Josafath Rodríguez, Vicepresidente de la Comisión para la Industria de Vinos y Licores en México (CIVyL), informó a "Enfoque Noticias" que si bien, se le está ganando terreno a la informalidad de bebidas alcohólicas destiladas en México, aún es preocupante que en el mercado Nacional se comercialicen millones de cajas de bebidas desleales de Tequila, Whiskies, Ron, Aguardiente, Barandy, Vodka, entre otros.

    Un problema, una realidad que se combate por las autoridades federales y locales en distintos frentes; pero que no ha tenido el éxito esperado porque aún existe el mercado informal.

    "Hemos firmado un acuerdo de colaboración incluyendo a otros actores importantes como el Consejo Regulador del Tequila; como la Cámara tequilera, pues vamos de la mano haciendo acciones para combatir todos estos frentes, pero aun así nos falta muchísimo por avanzar porque el 36 % sigue siendo muy alto", afirmó Josafath Rodríguez.

    Dentro de esta problemática, hoy en día casi todos hemos oído hablar de las bebidas adulteradas, del alcohol adulterado; realidad que convive con nosotros a diario; especialmente los fines de semana.

    Estas bebidas no aseguran calidad ni higiene en su elaboración, y al no existir un control en su proceso de producción, pueden generarse riesgos para la salud de los consumidores.

    Hay muchas formas de adulterar una bebida, entre las más comunes encontramos la sustitución del líquido original por otro de menor calidad, que se le rebaje con agua y que se les agregue alcohol metílico, este último el más peligroso.

    De acuerdo a la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC), el alcohol metílico, no es apto para el consumo humano, se trata de una sustancia que se obtiene de la destilación de la madera y es utilizado como sustancia activa de solventes y removedores de lacas y barnices.

    Su consumo, puede ser fatal, ya que afecta principalmente el sistema nervioso central, destruyendo la mielina, tejido que recubre a los nervios, evitando que éstos se comuniquen y disminuyendo funciones como el movimiento. Los síntomas que podemos tener al ingerir una bebida adulterada son:

    1. fuertes dolores de cabeza 
    2. mareo
    3. ceguera
    4. náuseas
    5. vómito
    6. nerviosismo
    7. ansiedad
    8. resaca intensa

    En altas cantidades, este compuesto puede producir la muerte, por la disminución en la actividad del sistema respiratorio y cardiólogo vascular.

    Los buenos Catadores, detectan la adulteración, pero quienes no lo son sufren las consecuencias.

    La Comisión para la Industria de Vinos y Licores estima que 4 de cada 10 botellas de bebidas alcohólicas que se consumen en México son adulteradas.

    En la Ciudad de México, capital conocida por sus Restaurantes, Antros Bares y Cantinas, desde el 2011 Se implementa el llamado "Operativo Mala Copa, cuyo objetivo principal es el de evitar la venta de bebidas adulteradas o falsificadas, para salvaguardar la integridad de los consumidores, que asisten a dichos lugares de esparcimiento.

    Luis Carlos Ruiz Reyo, Fiscal Desconcentrado de Investigación de Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana de la PGJ capitalina, indicó que los operativos "Mala Copa" tiene la principal prioridad de salvaguardar la integridad tanto de los mismos operadores como de los Clientes; "los comensales que acuden a esto lugares para brindarles la seguridad de que lo que consumen y su estancia en el lugar cumpla todos los requisitos legales para cualquier eventualidad" sostuvo el fiscal de la PGJ capitalina.

     Carlos Jiménez, barman en la CDMX recomendó a los consumidores de bebidas alcohólicas, revisar las botellas cuan las compran, voltearlas boca abajo y verificar que no tengan residuos.

    El hombre de la barra, indicó que cuando se trata de "copeo", el cliente identifica una bebida adulterada cuando inmediatamente al beber los primeros tragos siente retortijones, nauseas o gana de vomitar, dolor de cabeza y ojos.

Categoria: