*

Diputados presentan campaña “No más tortura”

Sergio Perdomo, reportero
  • México.- La bancada de los Diputados Ciudadanos presentó la campaña “No más tortura” con denuncias y relatos de mujeres que han sido torturadas, con el propósito de hacer conciencia en la ciudadanía sobre esta práctica en México y la impunidad que con frecuencia provoca que los agresores estén libres. Entre 2016 y 2015 solo hubo quince sentencias condenatorias por este delito.

    La campaña, informaron los diputados Claudia Corichi y Clemente Castañeda, presenta los testimonios de 3 de un total de 120 mujeres. La diputada Corichi mencionó que la campaña circulará en redes. De acuerdo con la ONU, subrayó, el 90 por ciento de las víctimas no denuncian este delito.

     “Hicimos un recorrido con organizaciones de Derechos Humanos y Amnistía Internacional en torno a los casos denunciados de tortura sexual contra mujeres a manos de cuerpos policiacos y fuerzas armadas. Hemos estado cerca de las mujeres que se encuentran en reclusión y hemos acompañado informes de derechos humanos que dan cuenta de lo que han sufrido”, dijo la diputada Corichi. En un país de impunidad, nos preocupa garantizar que los derechos humanos sean una prioridad. No debemos permitir que la tortura se normalice y estamos aquí para defender a estas mujeres”.

    Clemente Castañeda, coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano, dijo que el Grupo Parlamentario ha impulsado iniciativas, denuncias y un debate pro activo en favor de los Derechos Humanos.

     “Esta campaña tiene como objetivo dar visibilidad a la tortura sexual. La impunidad que priva en la sanción de delitos, entre ellos la tortura, es alarmante”, expresó Castañeda.

    Citó que un segundo objetivo es de solidaridad humana y reconocimiento. “En la recuperación de estas historias que ha hecho la diputada Corichi hay un reconocimiento a la valentía de las víctimas de esta atrocidad y que están dispuestas a que sus casos se conozcan para evitar casos posteriores.

    “No son historias en abstracto, no son estadísticas, son vidas humanas que han sido laceradas y torturadas, que han cambiado su forma de vida y han convertido ese abuso en una enseñanza para sus familias y sus hijos, pero sobre todo han hecho un esfuerzo para que socialmente se denuncia y se detenga la tortura”.

Categoria: