*

Concesionarios de transporte público denuncian que Semovi e Invea impiden su operación

Juan Enrique Velázquez, reportero
Enfoque Noticias

Foto: Archivo 

  • Ciudad de México.- La Secretaría de Movilidad y el Instituto de Verificación Administrativa, actúan en contubernio para despojar de sus fuentes de empleo a propietarios y concesionarios de la ruta 10 Jamaica-Tlacotal y Ramales Asociación Civil.

    El vocero de la organización, Rene Soto Carmona, tras revelar lo anterior, denuncio que con el respaldo de la SEMOVI e INVEA, de manera ilícita 53 autobuses de la empresa Trioxa operan la ruta 10.

    En conferencia de prensa, dijo que a pesar de que sus unidades cuentan con título de concesión y autorización para prestar el servicio, literalmente son casadas por personal del INVEA   y remitidas a un corralón y se les exigen multas de entre 15 a 390 mil pesos para liberarlas en un lapso de un mes.

    Soto Carmona, exigió la inmediata intervención del Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, para que ponga orden y los verdaderos concesionarios de la ruta 10 presten el servicio y tengan el sustento para mantener a las más de 300 familias de las que dependen.

    El vocero de la ruta 10, afirmó que, en la SEMOVI, se les sugirió que se sumaran a la empresa Trioxa para que pudieran operar, pero eso sería como renunciar a todos sus derechos, títulos de concesión y derroteros.

    Rene Soto Carmona, precisó que ya se presentó la denuncia correspondiente, pero no se ha avanzado y el mismo ministerio público les notificó que no se podía hacer nada por órdenes superiores.

    Los integrantes de la ruta 10, advirtieron que, si en un lapso de una semana no les resuelven, no tendrán otra alternativa que tomar las calles de la Ciudad de México.

Categoria: