*

Con un llamado a la unidad y a cuidar la democracia, Obama dice adiós al pueblo de EU 

Enfoque Noticias
Notimex
  • Chicago.- El presidente Barack Obama se despidió hoy de los estadunidenses, tras destacar que deja un país mejor ocho años después de asumir como primer mandatario afroamericano, con un futuro optimista y un llamado a preservar la democracia.

    Ante unos 15 mil asistentes que abarrotaron el Centro de Convenciones McCormick, Obama hizo un recuento de los logros de su gestión, los retos, las amenazas y la urgencia de que mas estadounidenses asuman su deber civil de participar en la vida política a través de su voto.

    “Sí, nuestro progreso ha sido desigual. El trabajo de la democracia siempre ha sido duro, contencioso y a veces sangriento. Por cada dos pasos adelante, a menudo se siente que damos un paso atrás”, admitió.

    Pero dijo que “el largo alcance de Estados Unidos ha sido definido por el movimiento hacia adelante, una constante ampliación de nuestro credo fundacional para abrazar a todos, y no sólo a algunos”.

    El mandatario habló de sus inicios en esta, su ciudad adoptiva, de manera anticipada en su meteórica carrera política, y fue objeto de la admiración de los miles de seguidores que lo recibieron con una ovación de pie que se prolongó por unos dos minutos.

    “Ustedes me hicieron mejor presidente y un mejor hombre”, declaró el mandatario, quien con un: “no puedo hacer eso”, acalló los gritos de las miles de gargantas que clamaban “¡cuatro años mas!, ¡cuatro años mas!, ¡cuatro años mas!”.

    Obama transferirá el poder al presidente electo Donald Trump en Washington este 20 de enero.

    El mandatario agradeció al vicepresidente Joseph Biden y su equipo de colaboradores por el trabajo hecho desde 2009, pero dijo que la mayor gratitud era para los millones de estadounidenses que lo apoyaron votando por él en 2008 y en su reelección en 2012.

    Uno de los momentos mas emotivos ocurrió cuando el mandatario se refirió a la primera dama Michelle Obama, que, dijo, ha sido su mejor amiga por dos décadas, sin poder evitar algunas lágrimas, al igual que su hija Malia, sentada entre sus madre y su abuela Mariam Robinson.

    En su discurso resaltó que hace ocho años, se podría haber dicho que “nuestros objetivos eran demasiado altos”.

Categoria: