*

Aparece obra de Francisco de Goya cuyo paradero se desconocía desde 1928

Enfoque Noticias
Notimex

Foto: Archivo

  • España.- El Museo de Zaragoza cuenta desde este lunes entre su acervo con tres nuevas pinturas españolas de finales del siglo XVIII, gracias a la donación de una familia aragonesa que prefiere mantenerse en el anonimato.

    Destaca una pintura de Francisco de Goya de la que se desconocía su paradero desde 1928. La obra, titulada Visión fantasmal, un óleo sobre lienzo de 26 por 17 centímetros, ha sido 'redescubierta' por el historiador del arte y experto en pintura del siglo XVIII Arturo Ansón.

    La pequeña pintura es prácticamente inédita, pues sólo se conocía por una imagen en blanco y negro del fotógrafo Juan Mora Insa que apareció en el número monográfico dedicado a Goya en 1928 por la revista Aragón, del SIPA (Sindicato de Iniciativas y Propaganda de Aragón), con motivo de la conmemoración del Centenario de la muerte del pintor. Ahora es la primera vez que se expone al público.

    Según Ansón, existe la seguridad de que en 1928 la pintura Visión fantasmal formaba parte de la colección de los condes de Gabarda y estaba en su palacio de Zaragoza, situado en la plaza del Justicia (hoy sede del Colegio Notarial de Aragón)".

    Las indagaciones del Ansón le llevan a establecer una vía que conduce hasta Juan Martín de Goicoechea (1732-1806), que poseía un lote de pinturas adquiridas a su amigo Francisco de Goya. A la muerte de Goicoechea esos "goyas" irían pasando en bloque a familiares suyos.

    En la segunda mitad del siglo XIX, el grupo de pinturas de Goya se fue repartiendo por herencia a diversos descendientes.

    Se trata de un boceto en que el Goya habría querido plasmar una idea fantástica, un sueño, un "capricho fantasmal", que después podría concretar o desarrollar en un formato mayor y más detallado. Pero se quedó en su primer estadio de ejecución.

     

     

     

     

     

Categoria: