*

Boxeadores olímpicos en 2016 van en busca de sus sueños

Enfoque Noticias

Foto Cortesía: Alma Montiel CMB

  • México.- Olímpicos en Río 2016 y ya con más de un año en el boxeo profesional, Misael Rodríguez, Juan Pablo Romero y Elías Emigdio coincidirán en la misma función y en busca de un paso más rumbo al mismo objetivo: un título del mundo.

    Los tres pugilistas se presentarán el sábado en el Teatro Moliere de la capital mexicana en la función del décimo aniversario del programa Ring Telmex, emocionados y listos para dar una buena actuación.

    El “Chino” Rodríguez, en su octava pelea profesional y primera en esta ciudad, quiere ganarse al público y demostrar lo aprendido en el terreno de paga cuando enfrente a Uriel “Big Bang” González, ya con la mira puesta en un título a mediano plazo.

    “Siento que con la experiencia con los sparrings de buen nivel, en unos dos o tres años podría pelear por un título del mundo (en superwelter) o algo grande”, dijo Misael, quien en Río 2016 se agenció la medalla de bronce, la primera para México en el boxeo en 16 años.

    De los seis pugilistas mexicanos que compitieron en Brasil, el “Chino”, quien vive en California, Estados Unidos, y entrena con Robert García, consideró que Elías será el primero en disputar un cetro mundial, por su experiencia y por lo hecho en el terreno amateur.

    “Platicaba con Elías de que él puede pelear por un título del mundo, ha hecho peleas a 12 rounds en el formato de la serie (mundial de boxeo), creo que será de los primeros que dará ese paso”, comentó Misael.

    El “Tigre de Zitlala” tendrá su séptima pelea profesional y segunda en esta capital, pues en febrero se presentó en la Arena Coliseo, cada vez más acostumbrado a este estilo de pelea, con más potencia y fuerza, y más inteligente.

    “Antes salía un poco revolucionado en los primeros rounds, están tratando de calmar y apaciguar eso, que salgo a quererme comer al rival en el primer round, es uno de los aspectos que me han caracterizado desde amateur”, comentó.

    Rumbo a su pelea del sábado, que será a seis episodios en gallo contra José Daniel Rojas, dijo que busca un triunfo que lo impulse en busca de mejores oportunidades, incluso este año, con la mira en un título en la división supermosca.

    “Estoy enfocado ya en algo importante y quiero para este año subir a los ocho rounds, empezar a pelear con rivales más importantes, asentarme en peso supermosca, lo puedo dar sin problema, verme entre los mejores nombres, pero sería un sueño enfrentar a los que están consagrados actualmente”.

    El “Pivi” Romero, por su parte, se declaró motivado por ser incluido en esta importante velada y por compartirla con sus compañeros olímpicos, en la que será su séptima pelea profesional y también segunda en esta ciudad, tras su debut en el Zócalo en 2017.

    “Quiero alargar mi racha (ante Ricardo Gutiérrez), será una buena cartelera, vamos tres olímpicos y estamos motivados; tomamos la pelea con mucha seriedad y lo vamos a demostrar”, dijo el oriundo de Villa del Carbón, Estado de México.

    Con el respaldo que le da el trabajo realizado en el pugilismo amateur, “Pivi” Romero sueña como sus compañeros, consciente de que el camino es largo y que deben ir con pasos firmes.

    “Vamos a paso firme para grandes cosas, queremos salir a pelear al extranjero. Es un plus para mí tener el respaldo de las peleas olímpicas, sé que he peleado con grandes a nivel mundial y eso me da confianza para cada pelea”, concluyó.